4/24/2018

El día del Bautizo

Este ha sido, sin duda, uno de los días más importantes de este último año para nuestra familia... Lo organizamos con especial cariño y, desde el principio, quisimos que nos acompañaran tanto familiares como nuestros amigos... Me hacía muchísima ilusión sacar de nuevo el faldón de cristianar, el mismo que llevé yo el día que me bautizaron... una auténtica joya de batista y organdí hecha a mano, que ha pasado de una generación a otra durante más de siglo y medio, conservándose tan bonito como el primer día gracias al cariño y los cuidados de las madres de nuestra familia...  Celebramos el gran día en la Iglesia de Santa María de la Asunción, en Cueto (Santander), una antigua iglesia (s. XIV) de piedra vista, con un pequeño campanario, donde bautizamos también a nuestra hija mayor hace algo menos de cuatro años. Para la ocasión, llevé un vestido midi de rayas verticales en tonos rosa y nude de David Christian, un cluch de Ba&sh, zapatos de Steve Madden, pulsera de Bulgari y el collar vintage de Cartier que me habéis visto ya decenas de veces, pues lo llevo en la mayoría de bodas a las que asisto :-) Tras la misa, recibimos a nuestros invitados en el Club de Tenis de Santander y dimos una comida en uno de sus salones con vistas al mar. Aunque ese día brilló el sol como no lo había hecho durante varias semanas, quisimos decorar el salón con mucha luz, plantas tropicales y un montón de flores que, de haber llovido o hecho un día gris, hubieran alegrado y centrado toda la atención del salón. Desde que fui a ver a Rebolledo Floristas, supe que podía confiarles la decoración del espacio sin estar necesariamente presente, pues yo tendría que llevar la organización desde Madrid y ellos podrían encargarse de todo en la distancia. Lucía captó lo que quería desde el principio y esa misma mañana transformó el salón en un precioso jardín de rosas y hortensias dentro de damajuanas, kentias en grandes cestos de mimbre, buenas dosis de eucalipto, hojas de magnolio y un montón de ramas de árboles....fue una pasada! Por último, y dado que en mi grupo somos muy folclóricos y nos encanta bailar, no podía faltar para las copas de tarde el pincha de nuestra boda, que nos puso a dar brincos a todos hasta el anochecer...  Hoy aún recordaba con mi madre lo bien que lo pasamos ese día!! Ella dice que a parte de ser el momento de nuestro hijo, también es el día en que celebramos nuestra paternidad, la felicidad de tener un bebé, de poder bautizarle rodeada de nuestros seres más queridos y un buen momento para recordar toda la vida... porque en casa nos encanta celebrarlo todo! Gracias a todos los que pudieron estar allí compartiéndolo con nosotros!


3 comentarios

Maria J - Paqui dijo...

¡Enhorabuena guapa! me alegro de que todo fuese tan bien. La decoración y el lugar y todo quedó precioso. Se nota que fue preparado con mucho mimo. Y tu como siempre guapísima, ese vestido es una preciosidad.
Besos.

Gemeladas

Anouckinhas Closet dijo...

Enhorabuena guapa!!! Ojalá lo hayáis disfrutado tanto como se desprende en esas fotos!

Un besazo!

Anouckinha's Closet

Maripi Robles dijo...

Gracias Rosa por un día tan especial. Es cierto que lo recordaremos toda la vida ;)) por ser una celebración tan emotiva y divertida!